Los neurocirujanos en Guatemala realizan tratamiento quirúrgico que incluyen la educación, prevención, diagnóstico, evaluación, tratamiento, cuidados intensivos y rehabilitación, para las enfermedades que afectan al sistema nervioso. Este abarca fundamentalmente el área del cerebro, médula espinal y desórdenes del nervio periférico. Este último está formado por los ganglios nerviosos y nervios, que se extienden fuera del sistema nervioso central y sistema nervioso vegetativo, que se encarga de regular la actividad interna de nuestro cuerpo de forma automática.

 

¿Qué condiciones tratan los neurocirujanos?

4 de las condiciones más comunes que trata los neurocirujanos son:

  • Dolor de Espalda
  • Hernias Discales
  • Traumatismo craneoencefálico
  • Tumor cerebral

El dolor de espalda es extremadamente habitual y puede crear una invalidez crónica. El dolor lumbar y dorsal constituye una de las causas principales de baja laboral. Una pequeña cantidad de pacientes con dolor lumbar, cervical o dorsal se beneficiarán de un procedimiento quirúrgico. Estos casos no responderán favorablemente a otros tipos de tratamiento y es fundamental poder identificarlos. El neurocirujano puede realizar prácticas mínimamente invasivas en pacientes que no son candidatos a la cirugía o como complemento de esta. Éstas se tratan de métodos como el bloqueo radicular o el bloqueo facetario, procedimiento realizados a través de agujas para mejorar el control del dolor y anestesiar áreas específicas de la columna.

Las hernias discales son un problema de los discos, amortiguadores cartilaginosos, que se ubican entre las vértebras, que forman la espina dorsal. Dentro del disco espinal existe un núcleo gelatinoso y suave, encapsulado en un exterior gomoso y más duro. También llamado discos rotos o discos deslizados, las hernias discales se ocasiona cuando se empuja hacia el exterior una parte del núcleo a través de un desgarro en el anillo. Éste último es el que encapsula el núcleo. Una hernia discal puede ocurrir en cualquier sitio de la espina dorsal e irritar un nervio cercano. Según el lugar de las hernias discales, pueden producir debilidad en brazos o piernas, entumecimiento o mucho dolor. Existe la posibilidad de que algunas personas no presenten síntomas de una hernia de disco

El traumatismo craneoencefálico es provocada principalmente por un impacto o golpe violento en el cuerpo o la cabeza. Si penetra un objeto en el tejido cerebral, como un pedazo de cráneo roto o una bala, también puede ocasionar una lesión cerebral traumática. El traumatismo craneoencefálico leve puede afectar de forma temporal las neuronas cerebrales. La lesión cerebral traumática grave puede originar tejidos desgarrados, hematomas, sangrado y otras contusiones físicas en el cerebro. Estas lesiones pueden ocasionar la muerte o complicaciones a largo plazo.

El tumor cerebral es el desarrollo de células anormales localizadas en el tejido del cerebro. Los tumores pueden ser no cancerosos o cancerosos de rápido crecimiento. Estos pueden ser primarios, es decir, que comienzan creciendo en el cerebro, o metastásicos, es decir, que se originaron en otra parte del cuerpo y llegaron al cerebro a través de la sangre. Los tumores cerebrales pueden presentar varios síntomas, entre ellos: náusea y vómitos, cambios en la capacidad para hablar, escuchar o ver, problemas de equilibrio o al caminar, problemas con el pensamiento o la memoria, convulsiones, entre otros. El tratamiento puede incluir neurocirugía, quimioterapia, radiación y terapia dirigida. La mayoría de las personas recibe una combinación de estos.

 

¿Qué tratamientos y procedimientos existen en la neurocirugía?

3 de los tratamientos y procedimientos más habituales que realiza los neurocirujanos son:

  • Neurocirugía
  • Microcirugía
  • Neurorradiología intervencionista

La neurocirugía comprende la práctica quirúrgica y no quirúrgica, que posibilita el ingreso a zonas profundas del cerebro a través de una aguja de biopsia. Mediante esta aguja se toman muestras de cerebro y lesiones cerebrales o se retira contenidos líquidos con extrema precisión. La neurocirugía es practicada en pacientes pediátricos y adultos con ciertas afecciones del sistema nervioso, tanto de la meninges, membranas del tejido conectivo que cubren todo el sistema nervioso central; como del cerebro, los vasos sanguíneos, la base del cráneo, además del tratamiento endovascular de procesos anormales de los vasos intracraneales y extracraneales que irrigan a la médula espinal y al cerebro; determinadas lesiones de la médula espinal y desórdenes de los nervios espinales y craneales.

La microcirugía es la práctica quirúrgica realizado con un microscopio o lupa para aumentar el rango de visión de los cirujanos en partes del cuerpo que las requieren y poder reparar u operar en ellas con mayores garantías. Esta técnica es particularmente importante en la reconstrucción de tejidos, pues admite unir los nervios y los vasos sanguíneos luego de haber realizado un trasplante. Asimismo, permite solucionar enfermedades y problemas en los órganos más delicados, como por ejemplo el cerebro o los ojos. Adicionalmente, la microcirugía ha hecho posible acceder a increíbles avances en el área de la oncología, debido a que la mayoría de los tumores deben extirparse practicando estas técnicas.

La neuro radiología intervencionista o terapia guiada por imágenes, reside en la utilización de técnicas de diagnóstico por imágenes como guía para que los médicos puedan tratar problemas en los vasos linfáticos y en los vasos sanguíneos. La neuro radiología intervencionista se utiliza en pacientes que presentan una anomalía vascular o un tumor que necesita tratamiento a través de terapia guiada por imágenes, junto al tratamiento quirúrgico tradicional. También se usa en situaciones de aneurismas o estrechamientos en los vasos sanguíneos. Si un paciente posee una acumulación de pus o líquido, se puede utilizar la esta técnica para situar de forma segura tubos de drenaje. La neuro radiología intervencionista puede guiar en la realización de biopsias cuando se detecta una masa tumoral desconocida. Estos tratamientos son mínimamente agresivos, ya que solo requieren hacer pequeños cortes, además de ser con menos dolorosos, que los de la cirugía tradicional. El tiempo de recuperación de las personas tratadas suele ser corto, y la práctica no deja cicatrices o son muy pequeñas. Habitualmente, el tratamiento de la neuro radiología intervencionista no necesita internamiento hospitalario.